Tuesday, 11 October 2011

Diario

Y estoy tan falto de ideas para escribir relatos que debo de nuevo centrarme en mi diario personal.

¿Por dónde empezar? Pues comentando que el lunes comenzó con bastante trabajo en la mañana, después de dejar al peque en la guardería. Desayuné un vaso de leche y un pincho de tortilla de patatas. El peque no acabó con más de medio biberón. Sin embargo miraba la tortilla con ojitos de cariño así que le di algunos trozos… el día anterior se había puesto literalmente ciego a patatas, arroz, plátano y todo lo que nos servían en la mesa del Chalet Suizo (micuit de pato, fondue Chinoise y fondue de chocolate blanco).

En la oficina puse al día unos cuantos proyectos, tarea que llevó un importante tiempo y conversé con algunos compañeros antes de comenzar la reunión de las 13.30, la que nos llevó hasta cerca de las 15.00.

Uno de mis colegas está haciendo parte del Camino de Santiago… es un freakie de … ha metido fotos en FB, Twitter y una especie de web que hace un seguimiento de la posición de la Blackberry de este tío (distancia recorrida, altitud, mapa, fotos…). Quiero pensar que no embarcó la Blackberry en un tren y él estaba relajándose en un spa. El jueves regresa así que espero me cuente la experiencia.

Comí solo una vez más… todos habían marchado ya a esa hora. ¡Traidores! ¿Primer plato? Crema de legumbres con picatostes (ligera jajajaja) y a continuación estofado a la jardinera (esto último debía encontrar su significado en el hecho de identificarse trazas de pimiento rojo entre la salsa, media alcachofa y un champiñón). De postre sándwich helado de chocolate, todo ello regado con una botella de vino (malo malo malo malísimo) y gaseosa (había que olvidar la improductiva reunión) y un descafeinado de sobre (rara es la vez que lo tomo de máquina pues suelen equivocarse y después parezco subdividirme en tres o cuatro tíos a la vez).

Por la tarde, sarao con amigos, visitando una pareja que ha tenido su segundo hijo. Entre medias algo de trabajo… llamada por aquí y allá… ¿La casa? Un jodido gallinero, “cientos” de niños llorando, gritando, quitándose los juguetes de las manos… y un calor infernal. Y más entre medias, que cuándo vamos a tener el segundo… pero joder si aún no he digerido el primero. ¿Por qué esa pasión por los amigos aburridos, sin estima ni expectativa en embarcar a los demás en empresas similares? Es probable que tengamos el segundo pero el tempo lo marcamos la pareja ¿no? Panda de aburridos, sin objetivos, lobotimizados... Por cierto, en casa de esta pareja, joder, ni un libro. Significativo.

Sobre las 20.00 regreso a casa para emprender tareas domésticas, baño con el peque, cena y poco más. Dediqué un buen rato a la preparación de un viaje a Garmisch-Partenkirchen para el mes de ¿diciembre? Y creo tener ya tanto el hotel (Alpina), como el alquiler de coche (Octavia Fabia Combi) como el recorrido. La idea es llegar al aeropuerto de Munich y desde allí zumbar carretera hasta Garmisch o Partenkirchen (tanto monta… monta tanto desde la unificación impuesta y bla bla bla para celebrar los JJOO ¿de allá por 193x?). Esperamos esquiar en la zona de Hausberg y me recomendaron visitar Mittenwald, una zona de esquí para principiantes donde poder tirarte en trineo también con el pequeño.

Y ¿Qué más? Pues hablando con mi padre de este viaje en proyecto, consciente de que ellos emigraron en 1962 para trabajar en la región y vivieron en el pueblo de Murnau, me comentó que había ascendido al Zugspitze, la cima más alta de Alemania (cerca de 3.000 metros de altitud). En aquella época no había telecabina, o eso creo, y me comentó que lo subió paseando. Me parece algo inhumano chuparse unos 2.300 metros de desnivel en un día (vamos que Oiarzabal y Pasabán no acumulan esos desniveles todos los días) . Bueno, le creo porque es mi padre pero no sé… personalmente plantearme subir desde el Tourmalet al Midi de Bigorre que no son más de 700 metros de desnivel ya me parece una hazaña.

Un abrazo

Antonio

2 comments:

Juanma said...

Si tu padre lo dice sera que es verdad no ?????
Marquitos ya come pate eh...eso es bueno jajajajaja.
Y ese viaje...que guapo Antonio. Por esa mismas fechas fuimos Covadonga y yo a Flachau, cerca de Salzburgo y lo pasamos estupendamente. Hasta esquiamos y todo jajaja
Bueno, parece que la fiebre ya paso y las cosas van volviendo a la normalidad verdad???
Un abrazo.

Markosy said...

Hola Juanma!

Jajajaja es cierto, debo creerle Juanma!

Sí, la verdad es que Marquitos es una lima comiendo. Tengo que plantearme el pluriempleo.

El viaje tiene muy buena pinta, vamos a ver si finalmente lo planteamos del todo.

Marquitos está mejor... aunque los mocos son ya un clásico en la familia tras su estancia en la guarde.

Un abrazo,

Antonio