Tuesday, 8 March 2011

Rutina de Oficina (un día feliz)

La verdad es que para tener un día feliz en la oficina, este debe ser rutinario.

Sólo de esa manera las tareas que ya desempeño automáticamente me permiten dividirme en dos, la parte que actúa como herramienta de gestión y la más querida de aventurero, soñador, fotógrafo, esquiador, montañero, paseante, observador, escritor, amante de la Naturaleza y de mi Familia.

Sólo así el día pasa tranquilo, sin pensar que el ocio está cerca de la oficina, y salvo que alguna petición llegue desde las alturas jerárquicas, nada me impide ejercer la navegación onírica, y soñarme en medio de una ventisca alcanzando mi primer ochomil (Edurne Pasaban), descendiendo por una pared vertical surcando nieve polvo (Kaj Zackrisson), presentando mi primer libro (Jules Verne), paseando junto a Robert Walser por algún paisaje suizo, haciendo una visita a Thomas Mann en su Montaña Mágica, o descubriendo la isla con Robinson Crusoe (Dafoe) como ya lo hice en los años 70.

Así, hoy pasé por Gales, donde comencé el día junto a Jan Morris en su casa galesa, desde donde subimos a Snowdom; después me perdí en el Tourmalet camino de Barèges bajo una intensa nevada; subí al Midi de Bigorre de la mano de Brau-Nogué; disfruté del Lago Victoria desde mi globo junto a Jules Verne; dibujé una estampa invernal de Gavarnie; paseé por Aschaffenburg dejando Frankfurt atrás; caminé por un río helado en Nacka; me zambullí en las cálidas aguas del Parque Amazónico del Yunque; completé un descenso vertical del K2 en esquís; compartí una escalada al Matterhorn en la misma cordada de Walter Bonatti... y todo eso desde mi despacho... ¿qué más puedo pedir, si no hacerlo realidad?

¡Ay, si sólo pusiera un poco más de esto en mi vida! "Whatever you can do, or dream you can, begin it. Boldness has genius, power and magic in it"

2 comments:

Juanma said...

Preciosos pensamientos Antonio. Yo tambien lo hago a menudo. Siempre fui un soñador aunque, es posible que el paso de los años haganque cada dia tenga mas los pies en la tierra. Aunque soñar despierto, es gratis y hay veces, que es tan intenso esos pensamiento que llegan a ser casi reales.
Me ha encantado oirte hablar de esos parajes.
Un abrazo.

Zaloette said...

Gracias por tu comentario Juanma. La verdad es que no está muy currada mi entrada en el Blog pero puse todo el corazón en recordar esos momentos experimentados y otros con los que sueño.

Me produce tristeza escuchar lo de tener los pues en la tierra... no querría que eso me suceda jamás Juanma porque me niego a madurar... qué difícil Dios mío.

Un abrazo. Antonio