Thursday, 19 May 2011

De obras, mudanzas y otras zarandajas

La primavera, ese bello momento del año en el que todo florece y la maldita alergia me machaca.

Soy un cúmulo de mocos, estornudos, picores y demás elementos, todos amigados para hacer de mí un ser desgraciado.

Investigo y veo que la quema de combustible Diesel sirve de alimento para estos elementos, lo que agrava mi situación, pues la gran ciudad en la que resido dispone de tropecientas-y-una-mil máquinas chupa-diesel, lo que me deja particularmente apiltrafado.

Para colmo de circunstancias, y como creo ya he comentado en posts anteriores, me quedo solo en casa, enfrentado a una obra interminable, con cambio de radiadores, de cocina, acuchillado y barnizado de parquet.

Si debiera localizar ahora cualquier objeto de primera necesidad que podáis pensar, sería una misión casi imposible. El salón está virtualmente vertido en una de las terrazas, atestado de libros, plantas y otros. La habitación del pequeño está totalmente vacía, a excepción de la cama, volcada sobre un costado para facilitar la obra.

Los armarios están atestados de ropa, mantas, peluches, y otra infinidad de objetos. No sé si las puertas se abrirán de par en par de un momento a otro o si al abrirlas yo mismo no apareceré sepultado en un tremendísimo alud textil.

La cocina está impecable, nueva novísima pero comparte estancia con objetos como una trona de niño, su cochecito, dos colchones, cajoneras varias y un sinfín de envases que hacen complicado cruzar la misma para ni siquiera poner una lavadora en marcha. No me planteo lavar la ropa en una semana… ¿habéis oído hablar del reciclaje de vestuario? Está claro que lo pondré en práctica en breve.

Ducharme es una tarea compleja. He dejado hoy plantas en la bañera, lavabo, bidet, sobre el WC… primero debería sacar un castaño que reside desde hoy en la bañera para introducirme yo… bueno, lo positivo es que si me ducho riego las plantas al mismo tiempo. Quizá lo mantenga en uso después de la restauración.

He ocupado dos trasteros, uno propio y otro de una vecina. Para rizar el rizo, su trastero lo pintan en cuatro días, lo que implica mudar lo ya depositado al mío propio, de por sí ya completo. Si esto sigue así, no dudaré en completar el cuadro bajando muebles al maletero de los coches.

Seguiré informando desde la trinchera.

Zaloette

2 comments:

Juanma said...

Te compadezco amigo. Yo he sufrido obras en casa, pero ya son 7 años de aquello.
Mi madre y mi tia siempre tienen que tener algo, si no es obra es pintura, y si no empapelar paredes, etc...vaya suplicio.
Pero supongo que esas obras son para mejorar tu casa, asi que...a aguantarse jajajjaa....
Y bueno, tranquilo tambien con el tema de las alergias.
Si es que venimos a esta vida a sufrir...ayyyyyyyyyy.,..jajajajjajajaja...
Un abrazo amigo.

Markosy said...

Buenos días Juanma,

Hoy ha tocado el parquet. Han metido un sofá en una terraza y espero que los daños sean menores porque está completamente embutido junto a dos mesillas... estoy deseando terminar y ver que nada se ha estropeado.

Jajajajajaa. Un abrazo Juanma,

Antonio