Monday, 9 January 2012

La Mongie

Regresamos de Francia el pasado 5 de enero, parando dos días en Bilbao para permitir que el pequeño descansara del viaje, y han sido en mi opinión y sin lugar a dudas unas de mis mejores vacaciones y expongo mis razones a continuación.

Y es que tanto mi mujer como yo mismo manteníamos pocas esperanzas en estos días de ocio, pues no parecía que la nieve llegaría puntual a nuestra cita y tampoco apuntaba bien que el pequeño Marcos con sólo 18 meses resistiera los casi 2000 metros sobre el nivel del mar y el frío sin resfriarse.

Pues bien, hoy debo reconocer que la nieve acudió fiel y abundante a su cita (varias entradas de noroeste y norte, como en los inviernos que recuerdo de los 70 y 80 lo han hecho posible) y en los quince días hemos disfrutado de cinco nevadas y uno de lluvia, aunque ésta, a pesar de la negatividad de mi mujer que daba por finalizado el disfrute de la nieve en este inicio de temporada, no hizo daño pues la nevada caída dos días después dejó la montaña en una forma perfecta. Y es que la montaña puede no tener nieve a día de hoy y tener montones al día siguiente, pues ya lo he experimentado en otras visitas a La Mongie.

Respecto al esquí, decir que mi ansia por esquiar me llevó a “presionarme” un poco más los primeros días, y así bajaba por pistas que quizás debería haber pisado días después. Todo esto se tradujo en una sobrecarga en los cuadriceps, abductores e isquiotibiales (creo no olvidarme a ninguno) de no te menees, y hasta ayer he tenido la pierna derecha un poco molesta, además de haber comprobado que tras casi dos años de nulo esquí (la pasada temporada apenas esquié un día en La Mongie, otro en Navacerrada y dos en La Pinilla) y mis 42 años recién cumplidos, ya no soy el mismo, lo que me hace centrarme en actividades complementarias al esquí (visitas a buenos restaurantes, paseos por la nieve, fotografía, trineo con el pequeño, y excursiones a pueblos preciosos como Argéles-Gazost).

Pero, el caso es que vuelvo con ganas renovadas de regresar a Francia (después del desenganche que vivimos el año pasado debido al nacimiento de Marcos), donde hemos introducido al pequeño en el noble arte de deslizarse en trineo (de momento con supervisión paterna claro está) y al gusto por la nieve, la montaña, el frío y Francia. Hemos hecho nuevas amistades, gracias a que los franceses acostumbran a tener una descendencia abundante, lo que unido a que mi mujer habla en Francés a Marquitos ha facilitado bastante las cosas.

Respecto a la estación, diré que se está renovando a buen paso, no sólo en lo que se refiere a remontes, si no también al aspecto de sus edificios, donde la construcción de una nueva residencia de turismo parece haber aguijoneado al resto a mejorar sus aspectos. Poco a poco nuestra residencia también adquiere otro aspecto, y así, este año se han abierto nuevos comercios que están en perfecto estado.

El trato con el personal de la estación ha sido fantástico, y a pesar de mi deplorable Francés, he hablado en todo momento con ellos en su idioma, recibiendo siempre a cambio una sonrisa (o sería una sonora carcajada en mi cara?... jajajajaja)

Hemos aprovechado también el viaje para conocer a unos amigos que mantengo en Twitter (@mountainbug) desde hace unos meses. Como he comentado en otras entradas, son una pareja británica con una hija de 10 meses que han abandonado su trabajo en Swindon para asociarse con otra pareja amiga más en la gestión de su propio chalet de montaña en Barèges. Resultaron ser una familia excepcional e intercambiamos algunas ideas sobre servicios a ofrecer en Francia, excursiones en el Pirineo e ideas sobre mejoras en su web. Esperamos poder verles de nuevo en nuestra próxima visita al Pirineo.

Y respecto a nuevas ideas, deciros que queremos iniciarnos en el esquí de travesía, así que he contactado con Juanma (blog de esquí que podéis seguir desde este mismo blog) para ver si puede echarme una mano en la elección de un buen material. Me gustaría prescindir de los remontes en lo posible y disfrutar de la montaña desde la tranquilidad de un buen paseo, aunque en vez de descender la misma 10 veces en el mismo día sólo la descienda 1, y es que la montaña sólo es apreciable en su belleza caminando la misma, no sentado en un remonte o colgado de una percha cual ibérico.

Si consigo iniciarme y obtengo buena forma, me gustaría partir del Col du Tourmalet hacia el Lac d’Oncet, recorrido que ya hicimos en verano y que debe ser maravilloso hacer en un día de invierno tras una buena nevada.

Y en mi pasión por aquella zona, deciros que ya he echado el ojo a al menos un par de granjas renovadas y que podrían por qué no formar parte de un futuro chalet de montaña que gestionaríamos de manera familiar… y es que como mi amigo @mountainbug dijo, “pretendemos que nuestra hija sea monitora de esquí” y yo también querría que Marcos viviera en ese idílico paraje y se dedicara a la montaña por completo, pero esto es sólo un ideal a fecha de hoy.

Un abrazo y Feliz 2012

1 comment:

Juanma said...

Ayyyyyyyy....ayyyyyyy...acabo de tener un orgasmo leyendote Antonio.
No se que punto me has tocado, pero he alucinado, de verdad.
Lo de la casa de huespedes mola, yo no tengo lo que hay que tener para aventurarme en una travesia de ese calado, no se...
Que bien Marcos. 18 meses que barbaridad, parece que fué ayer!!!
Y la Mongie (Bareges), hace ya un par de años que no voy por alli y eso que tengo un amigo que coje apartamento para la temporada. Lo lleva haciendo 10 años y nos ha invitado a Juan y a mi. Puede que a finales de mes le pegue un toque a ver que dice.

La travesia es otro mundo. Pero que sepas que cuando hablo de travesia, me refiero a pequeños paseos. Nada de subir tresmiles, pues ya estoy bastante limitado. Aún así, me flipa. Salirte del bullicio de la estacion y sentir el vacio del paisaje, del monte nevado, es incomparable.
Te aconsejaria que esperes un poco a final de temporada para ver material, pues se puede encontrar algun chollito. Incluso antes de comenzar tambien hay gente que vende sus viejos equipos. Ya me contaras y si puedo te echo una mano.
Ahora me toca esperar pues he fundido toda la pasta estas fiestas jajaja.
En Astun nieve-marmol, pero algo hicimos y lo pasamos d miedo.
Ya sabes donde ando. Para cualquier duda, me dices algo.
Un fuerte abrazo y feliz entrada de este 2012. Tengamos mas fé en Rajoy de lo que realmente espero de él (esto último no está bien dicho pero creo que se entiende).