Wednesday, 7 April 2010

This Conversation is Getting Us Nowhere

Dos amigos reunidos alrededor de una mesa sobre la que abundan evidentes signos de una generosa comida recién finalizada, como muestran las dos tazas de café vacías y algunos pedazos de turrón, únicos supervivientes de la cena de Nochevieja de la jornada anterior. Entramos en el año 2010.

El menor de los amigos, A, estrenó sus cuarenta años el pasado mes de diciembre, mientras que el mayor, A’, con cincuenta y dos primaveras cumplidas puntualmente en el mes de junio hace estoica ostentación de una enorme decepción ante todo cuanto le rodea. Y así, la conversación se desarrolla en estos términos, sin visos de alcanzar conclusión válida alguna.

- No estoy de acuerdo contigo, apunta A’. ¿Qué opciones tengo a mi edad de cambiar el mundo? ¿Por qué razón debería enfrentarme por enésima vez a la situación si sé a ciencia cierta que no hay solución posible?

- Bueno, yo siempre he creído que, aunque siendo muy necesaria y diría que imprescindible tener buena suerte de tu lado, la energía propia y el convencimiento del fruto originado por tu lucha deben llevarte a cumplir con aquello que añoras

- ¡Pamplinas macho! ¿Qué crees? ¿Piensas que yo, rebotado de decenas de puestos de trabajo, y hastiado hasta los topes de esta corrupta sociedad tengo ganas de emprender algo por mí mismo? ¿Qué opciones tengo? ¡Dímelas!

- ¡Por supuesto!, con esa actitud tan positiva está claro que triunfarás macho. Sinceramente, no te entiendo, y creo que atraes todo lo peor del Planeta hacia ti. No atisbo ni un ápice de iniciativa en tus palabras, ni un mínimo de decisión en tus actos, ni una miga de credibilidad en tus opciones y posibilidades. La sociedad, como tú la pintas, ha cumplido con su objetivo, que no era otro que la destrucción de tu persona desde el mismo momento de tu concepción. ¿En serio te lo crees?

- ¡Y dale bola!, ¿Qué coño sabes tú de mis expectativas, y menos aún de mis capacidades? Yo ya he hecho todo lo que tenía que hacer, y seguramente más de lo que jamás debería haber hecho. Por mi parte está todo demostrado, y todos han ido explotando mis posibilidades hasta agotarlas, de forma que consecutivamente he ido perdiendo las ganas

- Pues sigo sin entenderte. Hombre, me queda claro que has demostrado a una importante cantidad de señores tu valía, y también tengo claro que han ido obteniendo lo mejor de ti hasta decidir que podían prescindir de tu colaboración, pero, ¿de veras crees que has finalizado con la demostración más importante? Yo, ¡palabra!, estoy seguro que no te has revelado a ti mismo tus propias capacidades, y que ni siquiera has trabajado por conocer tus motivaciones y objetivos, y sin conocerte a ti mismo pues jodido estás

- ¡Jajajajaja!, rió estrepitosamente A’. Pero, ¿qué dices tío? ¿Cómo coño no voy a conocerme después de llevar aguantándome más de 50 tacos? ¡No, no!, no tienes ni idea, eres un puto idealista que incumple todas y cada una de las utopías que sólo imagina

- Está bien macho. Pues nada, adelante… sigue así que vas de cojones. Tú has elegido el camino, tú te has metido en tu pozo, y sólo tú sabes que nobles metas persigues, que a mi juicio son ninguna, pero allá tú

Moraleja: nulas son las opciones de que alguien aparezca hoy en tu vida para solucionarte la papeleta. Concédete cada día infinitas posibilidades pues al menos una de ella tendrá oculta la llave del éxito

2 comments:

lampuzo said...

¿Esto es una autorreflexión... ? A y A'. No deberías ser tan duro con A primo. En definitiva A=A'; Sólo que establecidos en distintos planos espacio-temporales.

¿Recuerdas ó me equivoco?

Zaloette said...

Jajajaja Lampuzo, poco o nada tiene que ver esta converssación imaginaria con nuestros interesantes diálogos reales.