Monday, 1 August 2011

The Killer Baby

Ha sido un fin de semana de locos. Después de ocho noches en las que no hemos podido dormir más allá de dos horas de un tirón, nuestro bebé ha decidido celebrar su fin de fiebre con dos noches más adicionales de toses, lloros y alaridos humanos de todo tipo y amplitud. Este fin de semana, en contra de lo estimado, he realizado afirmaciones de las que ya me arrepiento, y que se pueden resumir en:


- ¡No, no quiero más hijos!


- ¡Estoy deseando volver al trabajo el lunes!


- ¿Por qué no abrirán la guardería los fines de semana?


- Oye, hay que pensar en enviar al niño con sus abuelos durante el verano. El sol de Valencia o el fresco de Bilbao no le pueden hacer mal.




Hoy estoy literalmente reventado, me caigo por las esquinas, estoy ojeroso, arrastrado, molido, destruido… este año cumpliré al menos un lustro en vez de ir de un en un año. Hay que tener un claro convencimiento para soportar este caos. Imaginaba que la crianza de un hijo era más compleja que un vino de crianza pero no tengo palabras. Apenas puedo oír mi voz, y tan pronto un sofá, sillón o colchón se pone delante de mí, a por él que voy. Sueño con un spa, con colchones de pluma, frescos almohadones, baños tibios, paseos en el bosque… ¿qué se yo?


Este fin de semana me han despertado, me han llorado, berreado al oído, dormido sobre mi pecho a las 3 de la mañana, vomitado (por dos veces), orinado (por una vez)… aunque eso sí, tengo ahora mismo la misma sensación de fortaleza que un alpinista de los años 60 debía experimentar cuando hoyaba cumbre. Me siento fortalecido tras esta experiencia… pero por favor, que no se repita en la vacuna de los 15 ni en la de los 18 meses.

2 comments:

Juanma said...

Jajajajajjajajaja...
Enseguida pasa Antonio, de verdad, enseguida pasa.
Tu sigue soñando con La Mongie-Bareges, veras como pronto transmites tus pasiones a Marcos y todas tus penurias se verán recompensadas.
Te lo aseguro amigo.
Ahhhhh y eso de mandarlo con sus abuelos al frio de Bilbao...no se, no se...Aqui lo que puede pillar es catarrazo con estos cambios tan bruscos con los que nos esta obsequiando este verano.
Un abrazo y al toro jeje

Markosy said...

Buenos días Juanma,

Llevas razón... jajajja estoy de bajón yo creo.

Cierto, Bilbao este año parece estar sumergido en agua según cuentan. Sin embargo aquí en Madrid, sol y más sol, aunque dicen que está siendo un verano fresco... pero a mí me viene largo.

Un abrazo,

Antonio