Tuesday, 30 November 2010

Crónicas Marcianas

Hay pocas personas conscientes de este claro y relativamente moderno hecho. La invasión está en marcha, silenciosa, implacable, y progresa adecuadamente como me confirmó en conversación extra-sensorial mi amigo Xj-4893, líder y máximo coordinador marciano de la conquista del Planeta Azul.

Los primeros invasores llegaron en nave espacial, allá por los años sesenta, camuflados entre las manadas de seguidores del Love Power, pasando completamente desapercibidos entre tanto fumado, y engendrando allá donde podían (principalmente en conciertos tipo Woodstock).


Ya en los noventa, y aprovechando el avance en la ingeniería reproductiva asistida, nuestros acompañantes universales alienígenas se han ido introduciendo poco a poco, reemplazando los depósitos de esperma y óvulos humanos por los suyos propios. Esa es la principal razón tras la cual los modernos laboratorios de reproducción asistida se esconden para insistir en la implantación de 2 o más óvulos fecundados. Fíjense en la gran cantidad de trillizos que últimamente llegan al mundo. ¡Vamos, no me digan! ¿Acaso no se habían dado cuenta?

Es ya un hecho imparable, y sin duda alguna será noticia en breve, lejos del estúpido cotilleo que Wikileaks disemina intencionadamente, en clara cohabitación con los gobiernos estatales, sofocando la cada vez más descarada enésima victoria marciana.

2 comments:

Lola said...

Echaba de menos algo nuevo, pero no esperaba algo tan fresco. Muy buen puntito al tema malintencionado y provocado de Wikileaks. Un besito

Zaloette said...

Gracias Lola! Bueno, espero volver a publicar en breve. Gracias por tu visita y comentario. Besos. Antonio (Zaloette)