Tuesday, 2 November 2010

Saint-Pierre-et-Miquelon

Hace algo más de un año realicé un pequeño estudio sobre la historia de la isla de Saint-Pierre-et-Miquelon, pequeño archipiélago situado junto a Terranova y que contra toda lógica pertenece a la Comunidad Europea por su vínculo histórico con Francia como colectividad territorial.

Fue de esta manera como poco a poco aprendí sobre sus costumbres, clima y quedé admirado (tarea fácil por otra parte cuando de espacios naturales se trata) por su enorme relación con la naturaleza.

Desde entonces y de forma periódica, paso por momentos de “euforia migratoria”, en los que doy un pequeño empujón al estudio y me acerco a experimentar virtualmente (toma palabro) lo que supondría establecerse en ese bonito rincón del planeta, y así, inicié contacto con la Embajada Francesa en España y la Cámara de Comercio en la Isla, primer pequeño obstáculo en mi aventura, pues no he sido capaz de conseguir acordar una entrevista con estos últimos.

Continúo recibiendo mensajes desde la Cámara de Comercio (esta vez desde París), y mantengo viva la ilusión de al menos continuar recogiendo información que me permita disfrutar de lo que aquella región ofrece y que en apariencia es mucho. Quiero pensar que al menos gracias a mi búsqueda, dispongo de un par de contactos que podrían ser de utilidad en un momento dado.

La semana pasada pude contactar, de nuevo mediante esa fabulosa herramienta denominada Internet, con familias que han iniciado un nuevo estilo de vida en Saint-Pierre-et-Miquelon, buscando una relación más cercana a la naturaleza y estoy a la espera de obtener información sobre su experiencia personal. De nuevo, si logro ganarme su confianza, recogeré más información que me permita conocer su situación.

¿Por qué vengo hoy a escribir sobre esta experiencia? Bueno, sólo por mostrar la enorme capacidad de obtención de información que Internet nos ofrece, la posibilidad de generar relaciones, bien sean estas comerciales, de amistad o de cualquier otro tipo, que en un futuro sean de ayuda, y conocer sujetos con gustos e inquietudes similares… y ¿por qué no?, descubrir que los gustos propios no te hacen parecer un bicho raro.

Creo que Internet es sin lugar a duda alguna, la mejor invención que hoy día disfrutamos, lejos de cualquier otra.

2 comments:

Lola said...

Este mundo es un pozo de información inagotable y con una capacidad impresionante. Dicen por mi tierra "que quien la sigue la consigue" de esa forma decirte que no desistas en tu empeño. Un beso Antonio

Zaloette said...

Gracias por tu visita Lola!! Bueno, tu tierra que es la mía también así que voy a aplicarme el cuento sin más dilación.

Besotes. Antonio (Zaloette)

PS - Te felicito desde aquí de nuevo por tu entrada